martes, 28 de marzo de 2017

LITERATURA Y ESCRITORES HONDUREÑOS


Literatura de Honduras
Honduras cuenta con poetas, novelistas y narradores de notable calidad en diferentes periodos de su historia literaria. A finales del Siglo XIX y principios del siglo XX, destacan escritores como Froylan Turcios (1875-1943) y el poeta modernista Juan Ramón Molina (1875-1908)

Polígrafo e historiador de reconocida trayectoria continental, resulta ser don Rafael Heliodoro Valle (1981-1959) Con la novela Prisión Verde, ambientada en los campos bananeros de la costa norte del país y escrita por el novelista Ramon Amaya Amador (1916-1966) se inaugura en Hondura la literatura del realismo-social. 

Destacados Escritores Hondureños


A partir de los años 60 y 70, los poetas Oscar Acosta (1933) Roberto Sosa (Premio Casa de las Américas) Rigoberto Paredes (1948), junto a narradores como Julio Escoto y Eduardo Báhr-Libro El Cuento de la Guerra-, entre otras y otros literatos de cierta importancia que no se mencionan aquí. (consúltese Diccionario de autores hondureños, de Mario Argueta) son los escritores que abren nuevas perspectivas -literarias y generacionales- en el modo de hacer y presentar una literatura de alcances sociales y estéticos más amplios y en armonía con las corrientes vanguardistas, hoy bien conocidas, pero totalmente desconocidas por el lector medio hondureño de antes.



Helen Umaña es una de las pocas escritoras hondureñas que ha enfocado su labor literaria hacia el ensayo y la crítica literaria, aparte de la historiadora Leticia de Oyuela, quien ha escrito ensayos sobre pintura y publicado diferentes libros sobre la historia de Honduras.

De los autores actuales, se puede hablar de nuevos valores en la poesía, como Rebeca Becerra, Rubén Izaguirre y César Indiano, -Libro Azul Maligno-, aunque este último practica más el género narrativo con mejor suceso. Roberto Quesada -Novela los Barcos., novelista y cuentista, es una de las tres figuras más descollantes de la literatura hondureña actual, junto a dos jóvenes escritores más, que, al igual que Quesada, se abren paso en Estados Unidos y Europa respectivamente. Ellos son la poeta y editora Amanda Castro (Poemario Celebración de Mujeres) y el escritor y dramaturgo Javier Abril Espinoza (Libro Un Ángel Atrapado en el huracán). El narrador Nery Alexis Gaitan y el Poeta José Gonzáles, de diferentes generaciones, resultan ser dos escritores hondureños también muy interesantes; del mismo modo que no pasa inadvertido -por la ironía satírica de sus propuestas – el escritor y columnista de prensa.

En general la literatura en el territorio de la Actual Honduras se remonta a hace más de mil quinientos años, fue desarrollada por la civilización maya en la ciudad de Copán, la escritura maya de nuestros antepasados que empleaba logogramas y glifo silábicos la literatura maya se encuentra conservada en las estelas, pirámides y templos en Copán. La ciudad de Copán alberga la pirámide mas informativa de América, la pirámide de los jeroglíficos que cuenta con más de 2,500 glifos.

Novelistas, cuentistas y ensayistas destacan en la literatura hondureña


Entre los escritores más notables de Honduras se encuentran:

Froylán Turcios, Juan Ramon Molina, Rafael Heliodoro Valle, Antonio José Rivas, Clementina Suarez, Ramon Amaya Amador, Marco Antonio Rosa, Roberto Sosa, Lucila Gamero de Medina, Roberto Quezada, Armando Garcia, Helen Umaña, Alberto Destephen, Argentina Diaz Lozano y Julio Escoto. 


Froylán Turcios
Nació el 7 de julio de 1874 en la ciudad de Juticalpa, departamento de Olancho, en la república de Honduras y falleció en  San José, Costa Rica, el 19 de noviembre de 1943. Fue poeta, narrador, editor, antólogo y periodista hondureño que junto a Juan Ramón Molina fue el intelectual de Honduras más importante de principios del siglo XX.

Juan Ramon Molina
Nació en 1875 en Comayagüela, fue el primer poeta hondureño que salió de Centroamérica para embeberse en las corrientes culturales de otras latitudes. Es uno de los grandes exponentes del modernismo en Centroamérica y su obra de gran calidad literaria lo consagra como el escritor hondureño más universal. En 1892, junto al poeta Froylan Turcios y Fausto Dávila en un viaje a Brasil, -en cuyo trayecto escribe “Salutación a los Poetas Brasileños”- conoce al poeta nicaragüense Rubén Darío, quien incidirá grandemente en su estilo. Visitó España, donde colaboró en el recién fundado "ABC" de Madrid, y varios países de Sudamérica, dejando huellas permanentes en su obra. Castelar alabó su canto "El Águila" y Rubén Darío su "Salutación a los Poemas Brasileños".
Admiró a William Shakespeare y dedicó varios sonetos “El rey Lear”, “Ofelia”, “Yago”, etc. a la obra en inglés. Recibió la influencia de Rubén Darío, a quien conoció en su persona y en su obra. La influencia del nicaragüense se dejó sentir por ejemplo en “Tréboles de Navidad”, similar a la "Rosa Niña" de Darío, o en "El poema del Optimista", posiblemente el poema que, aisladamente, más haya influido en toda la literatura contemporánea en habla castellana.

Rafael Heliodoro Valle
Nació en Tegucigalpa, el 3 de julio de 1891 fue un escritor hondureño que realizó destacados estudios en el campo de la historia y la literatura.
Según la Wikipedia, durante buena parte de su vida adulta fue un incansable columnista en múltiples periódicos, según el testimonio de un amigo cercano "Cuando el reloj daba las once [...] empezaba a escribir su colaboración para los periódicos. Comenzaba por los del extranjero. Hubo ocasión en que colaboraba en setenta periódicos al mismo tiempo"
Autor de obras como:
  La nueva poesía de América. -- [México, D.F. : s.n., 1920?]
  El rosal del ermitaño. -- San José [Costa Rica] : García Monge y Cía., 1920
  Ánfora sedienta. -- México, D.F. : M. León Sánchez, Suc., 1922

Antonio José Rivas
Profesor, poeta y escritor hondureño. En 1950 obtuvo la "Flor Natural" en los "Juegos Florales" de León, Nicaragua. En 1983 ganó el "Premio nacional de literatura Ramón Rosa". Además, ganó el segundo premio en el certamen de poesía. Convocado por el Club Rotario de Tegucigalpa (1964), el "Premio Nacional Poeta metafísico", "Calavera de plata de Barcelona" en 1967, "Premio de Hispanidad de Barcelona" en 1968, "Premio Ramón Amaya Amador" de la municipalidad de Tegucigalpa. En vida publicó un solo libro de poesía: Mitad de mi silencio (1964). Dejó dos libros inéditos, que se publicaron de forma póstuma: El agua de la víspera (1996) y El interior de la sangre (2002). Actualmente existe un centro educativo en su honor, de nombre "Liceo Antonio José Rivas" en su ciudad natal, Comayagua.
Clementina Suarez
Poeta hondureña de reconocimiento internacional, uno de los nombres fundamentales de la poesía hondureña de vanguardia.
 
Ramon Amaya Amador
Escritor y periodista hondureño de gran popularidad mejor conocido por su novela de 1945 Prisión Verde. Veinticinco años después de su fallecimiento en un accidente de aviación su producción literaria fue declarada tesoro cultural nacional

Marco Antonio Rosa
Nace en Tegucigalpa un 13 de junio de 1899, hijo de Francisco Rosa y Rosa Cubas. Inicia estudios en el Inst. Nacional y Escuela del comercio anexa a la Universidad Central junto al templo La Merced, los que continuó en la “Pierce School” de Filadelfia, estado de Pennsylvania, EU. Desempeño cargos en administración pública y en el servicio diplomático y consular.
Toño Rosa nos sorprende aun con un su nueva faceta de inquietudes espirituales que se refleja en sus pinturas. Dos muestras de su trabajo en este campo pueden admirarse en la ermita de Suyapa y en la capilla de la virgen de la Medalla Milagrosa en Tegucigalpa.

Roberto Sosa
Un poeta hondureño, uno de los más prestigiosos en el país.

Lucila Gamero de Medina
Fue una de las primeras mujeres escritoras hondureñas que alcanzan a producir una obra literaria, sólida y vanguardista, para la sociedad y las mujeres de su tiempo, en el género de novela.
El crítico y escritor Luis Mariñas Otero la llamó «la gran dama de las letras hondureñas».

Roberto Quezada
Nació en Honduras en 1962. Roberto Quesada, a quien el prestigioso escritor norteamericano Kurt Vonnegut ha llamado:" Claro, vivaz y muy talentoso escritor", nació en Honduras, en 1962. En 1986 fundó y dirigió la revista literaria SobreVuelo. Es autor de El desertor (cuentos, 1985), Los barcos (1988), que ha tenido gran éxito en Los Estados Unidos, y El humano y la diosa (1996), que obtuvo el premio del Instituto Latinoamericano de Escritores en los Estados Unidos. Big Banana, su tercera novela, también ha tenido una magnífica acogida en los Estados Unidos en 1999, y de igual forma su edición en español (Seix Barral, 2000).

Armando García
Profesor y cuentista hondureño. Al referirnos a este prolífico escritor, no podemos dejar por fuera su obra cumbre: HECHOS NECIOS QUE ACUSÁIS, en el que el autor logra lo que ningún escritor hondureño había podido hasta ahora: Que nos doblara de la risa.

Helen Umaña
Escritora hondureña que ha destacado por sus estudios sobre la literatura de su país. Sus padres se exiliaron en Guatemala por razones políticas cuando ella tenía apenas dos años. En Guatemala vivió parte de los años más difíciles de la historia política de ese país centroamericano, que sufrió una guerra interna durante más de cuatro décadas. Licenciada en lengua y literatura española por la Universidad de San Carlos de Guatemala, de la que también fue profesora, la misma situación política de Guatemala, marcada por la violencia, la obligó a regresar a Honduras en 1981.

 Alberto Destephen
Docente en  la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH)  y de la Universidad Pedagógica Nacional en el Área de Matemáticas.
En el campo de la Literatura, ha publicado las obras “Raíces Nocturnas” (08/1998), “Palabras con Tierra” (12/2002) y actualmente promueve la obra “Manzanos del Edén”. Cuenta además con dos obras inéditas: ”La niña del otro espejo” y “Salve Invierno”.

Argentina Diaz Lozano
Fue una novelista y periodista hondureña. Su obra contiene elementos propios del romanticismo tardío que ha sido descrito como “neoprimitivo y poético a la vez”. Quizás su libro más conocido sea la novela histórica Mayapán, ampliamente traducida y con numerosas ediciones. Ha sido la única mujer de Centroamérica reconocida oficialmente como candidata al Premio Nobel de Literatura (1970).

Julio Escoto
Nació en San Pedro Sula el 28 de febrero de 1944. Cuentista y crítico literario, además de ensayista.
"Los Guerreros de Hibueras" (cuento). Tegucigalpa, 1967. "La balada del herido pájaro" y otros cuentos.  Son algunas de sus obras.
Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa” (1975). De él se ha dicho que es “probablemente el primer escritor hondureño que ha abordado la novela con un sentido claro de técnica”, de acuerdo a Andrés Morris, mientras que Manuel Salinas lo considera “un narrador nato, ubicándose en la vanguardia de la moderna narrativa hondureña.” Escoto ha definido al escribir “como un hombre en introspección constante, en análisis continuo, en búsqueda de algo que quizás él mismo no ve con suficiente claridad. Es solo un tipo humano diferente, no mejor que el artesano, que el niño que juega en la arena, sino con diferencias, nada más. Sus características le dan una particular visión del mundo, desde luego”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

FORMATOS PARA DIPLOMAS DE PRE-ESCOLAR, ESCOLARES Y DE RECONOCIMIENTO

Como ya habíamos dicho: Los Diplomas son documentos expedidos por una institucion o autoridad publica, que en su mayoría reconocen los log...