lunes, 27 de marzo de 2017

LOS AZTECAS


Aztecas ubicación

Algunos grupos de aztecas, hacia 1370, fundaron la ciudad de Tenochtitlán, hoy llamada México, que fue la capital de un Imperio que se extendió desde el Atlántico al Pacífico contando con 38 provincias y doce millones de habitantes; el imperio azteca no estaba organizado como un estado único; sino que más bien era una condecoración de ciudades dentro de las que se destacaban por su influencia y poder Tenochtitlán, Texcoco, Colhuacán, Tlacopán, Cholula, y Azcapotzalco. Las Otras ciudades debían pagar tributo a la confederación, aunque algunas se negaban a hacerlo y fueron éstas las que se unieron a los conquistadores españoles facilitando la conquista en 1521.


Estaban organizados en clanes unidos por lazos familiares, llamados calpulli que contaban con autoridades y religión propias. Cada calpulli tenía un territorio y cada uno configuro un barrio, en el cual sus habitantes compartían las tareas, los terrenos -que eran de todos., promulgaban sus leyes, adoraban a sus dioses, organizaban la economía y enviaban un delegado al Consejo Supremo de Tenochtitlán; que era una especie de gran tribunal donde directamente del Cihiacóalt, que era el inmediato asesor del emperador. Se distinguen tres clases sociales; la nobleza, los mercaderes, los artesanos, el pueblo común, los arrendatarios, los trabajadores rurales y los esclavos.

La nobleza estaba constituida por los descendientes de los jefes de las ciudades que pertenecían a la confederación; los parientes del emperador, los sacerdotes, los altos funcionarios del gobierno y aquellos que por su valor en la guerra habían recibido tal honor de parte del emperador; la nobleza no tenía obligación de pagar impuestos, se le asignaban grandes extensiones de tierra, tenían escuelas especiales para sus hijos y usaban prendas de vestir que los distinguían de los demás.

Organización azteca y sus actividades

Los mercaderes se dedicaban al comercio exterior de productos de lujo, y recibían un trato especial a cambio de servir de informantes ante el emperador o los jefes de las ciudades, para lo cual aprovechaban sus viajes. Los artesanos eran también una clase social apreciada ya que elaboraban cuanto la nobleza requería así que no se les obligaba a trabajar en el campo.


El pueblo común pertenecía a los diferentes calpulli, y trabajaba las tierras que eran propiedad comunal; mientras que los arrendatarios eran quienes se veían obligados a trabajar en terrenos ajenos mediante el pago de un alquiler. Los trabajadores trabajaban las tierras de la nobleza en condición de siervos, es decir a cambio de un salario y finalmente estaban los esclavos, que eran numerosos como consecuencia de las guerras en las que se sometía a los derrotados; por castigo fijado por el emperador, o por no tener como pagar las deudas. 

La economía se basaba en la agricultura pues la productividad del suelo era elevada se utilizaban varios sistemas de cultivos como el de milpa, que consistía en desmontar el suelo por fuego antes de cultivar y el de chinampas, islotes artificiales que se ponían sobre el lago, y en los cuales se cultivaba.

Se producía maíz, calabazas, pimientos, habas, tomates, cacao, tabaco etc. 

Los pueblos sometidos pagaban impuestos al imperio y se les imponía el monopolio comercial. Situación que permitió una gran acumulación de riquezas y poder a los grupos dominantes. La integración económica de las diferentes regiones se facilitó por las grandes obras de ingeniería hidráulica y de canalización, que desarrollaron la comunicación acuática en canoas.

Construyeron imponentes templos en forma de pirámides escalonada, que decoraban con relieves en piedra y pinturas, trozos de mosaicos o de jade e incluso piedras semipreciosas. Las esculturas representaban motivos religiosos y a veces estaban totalmente cubiertas de adornos de oro macizo. En México, los españoles quedaron deslumbrados con el centro ceremonial de la ciudad de Tenochtitlán, formando por setenta y ocho edificios, entre templos y otras dependencias, que estaban rodeados por un muro de 500 metros de lado; y con la plaza de Tiatelolco, que se usaba como gran mercado central. Muchos españoles al divisar por vez primera la ciudad de Tenochtitlán con su millón y medio de habitantes, pensaron que era un espejismo ya que la ciudad más grande de Europa era en aquel entonces Londres que solo contaba con 35,000 pobladores, y les costaba trabajo creer lo que sus ojos estaban viendo.

Templos aztecas

La cultura azteca contó con elementos propios y otros que fueron tomados de los demás pueblos mesoamericanos. Desarrollaron un calendario propio, así como sistemas de escritura, y numéricos que en muchos aspectos eran más exactos que los de los españoles; fueron ingenieros destacados como se refleja en el hecho de que, a la llegada de los conquistadores, éstos descubrieron un sistema de alcantarillado que les impresiono ya que, en esa época, en Europa las aguas negras corrían sobre la superficie de las calles.


Sus principales dioses eran Quetzalcóatl -la serpiente emplumada. Y Huitzilopochtli -el colibrí- pero había muchos más; los aztecas creían en una profecía que señalaba que su mundo estaba amenazado por una gran desgracia y condenado a la desaparición; al respecto su única esperanza era el retorno del dios Quetzalcóatl, quien debía aparecer por oriente, y pondría fin al dominio de los dioses sanguinarios, que eran los que -según su calendario- ostentaban en ese entonces el poder de los cielos y la tierra. Por esa condición cruel de los dioses, era que los aztecas ofrecían vidas humanas a manera de sacrificio. Desafortunadamente esa leyenda contribuyó a que muchos creyeran que los españoles era los dioses buenos que habían regresado y esa creencia dificulto la unión de un imperio que son sus doce millones de habitantes habría podido derrotar fácilmente a los 200 españoles que acompañaron a Hernán Cortés; otra razón que facilito la victoria a los conquistadores era que los aztecas por dignidad cambian cuerpo a cuerpo con sus enemigos y no buscaban matarlos, sino capturarles vivos; mientras que los conquistadores tenían un sentido más práctico de la guerra y además contaban con armas de fuego.

El imperio Azteca fue dominado por los españoles a principios del siglo XVI, y todo su esplendor y poderío se convirtió en sufrimiento, dominio, servidumbre y mestizaje tanto racial como cultural. Aun hoy varios siglos después, algunas de sus hermosas construcciones siguen en pie como testimonio de lo que en alguna época fue -sin lugar a dudas- un majestuoso imperio. 
1: Calabera de Cristal, 2: Vasija Ceremonial, 3: Pendientes en oro. 4: Pectoral en oro. 5: Corona de plumas. 6: Joyero. 7: Tocado. 8: Instrumentos Musical. 9: Incienzario. 10: Calendario. 11: Trono del emperador. 12: Estatua zoomorfa. 13: Máscara de oro. 14:artesania en Barro. 15: Jarron en cerámica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Formatos para Diplomas en Word

Los Diplomas son documento expedidos por una institucion o autoridad publica, que en su mayoría reconocen los logros, metas u objetivos alc...