domingo, 2 de abril de 2017

La revolución francesa, un resumen.



Revolución Francesa, 1789.

Generalidades: se conoce con el nombre de revolución francesa al proceso social, económico y político que se vivió en Francia entre 1789-1799. El periodo revolucionario tuvo tres etapas. La primera, de carácter moderado, marcada por la constitución de 1791 y el gobierno de los girondinos. La segunda, más radical, durante el gobierno del Terror impuesto por los jacobinos. Y la tercera, bajo el gobierno del Directorio, que significo el retorno a cierta moderación, aunque alterada por continuos golpes de estado, el último de estos propiciado por el propio Directorio que entrego el poder a Napoleón Bonaparte.




Antecedentes: Acabada la guerra de los Treinta Años, Francia se había convertido en una gran potencia europea: pero a pesar de ello, el estado arrastraba un déficit considerable y era incapaz de atender los gastos que originaba su política exterior. Cuando, en 1765, Luis XVI subió al trono, la situación ya se había vuelto insostenible para el pueblo, mientras que, entre 1770 y 1785, el costo de la vida aumento un 45% los salarios solo habían subido un 17%. Entre tanto, la monarquía ignoraba la nueva realidad social, mientras que la burguesía era la clase social más sensibilizada ante estos hechos, y la miseria, convertía al pueblo en su aliado más fiel.



Los ministros intentaron modificar las leyes para recaudar más impuestos, pero la oposición forzó la convocatoria de los llamados estados generales, es decir, de los representantes de la nobleza, el clero y la burguesía, cuyas sesiones se iniciaron en Versalles el 05 de mayo de 1979. El rey rechazo la propuesta de la burguesía de otorgar un voto a cada participante en lugar de uno a cada estamento., y los representantes del tercer estado fueron expulsados de la sala de sesiones.




Como consecuencia de los anterior, los asambleístas se mudaron a un edificio cercano, donde la aristocracia acostumbraba a jugar el juego dela pelota, conocido como “Jeu de Paume” Allí procedieron con lo que se conoce como el “Juramento del Juego de la pelota” que consistió en jurar mantenerse unidos hasta poderle dar a Francia una nueva constitución. La mayoría delos representantes del clero se unieron a la Asamblea, al igual que47 miembros de la nobleza; y finalmente, el 09 de julio de 1989, pudo ser proclamada la asamblea nacional constituyente. 



La toma de la Bastilla; Luis XVI Influenciado por los nobles conservadores, así como por su esposa María Antonieta, decidió destruir al ministro de finanzas y restructurar dicho ministerio; pero la Asamblea exigía cambios más profundos, y el pueblo les respaldaba, la gente temiendo que el ejército real disolviera las manifestaciones de apoyo que se estaban dando en las calles, marcharon hacia la fortaleza de la Bastilla con el fin de tomarla y armarse. El 14 de julio de 1989, tras cuatro horas de combates, la bastilla fue ocupada por los rebeldes. Los representantes de la burguesía atemorizados ante las dimensiones que había adquirido la movilización popular, impulsaron la creación de la guardia nacional, y nombraron como su jefe al marqués de Lafayette, quien gozaba de gran prestigio a causa de su intervención en la guerra de independencia de las colonias inglesas de América del norte.   



La crisis de la monarquía: mientras la aristocracia huía del país el 4 de agosto la asamblea nacional aprobó importantes leyes de gran alcance social y político; la nueva legislación proclamaba que todos los ciudadanos de Francia estaban unidos por el lazo de la fraternidad y que en adelante, tendrían un trato de igualdad ante la ley, quedando abolidos los privilegios de los nobles y del clero; también se determinó que los impuestos serian repartidos de manera equitativa. Surge así la declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano, aprobada por la asamblea el 26 de agosto de 1789.



El rey había intentado huir, pero fue detenido en Várenno por la guardia nacional y trasladado como prisionero alas Tullerias. La monarquía fue abolida y se proclamó la república. A continuación, las movilizaciones populares provocaron la disolución de la asamblea legislativa y la formación de la Convención Nacional, elegida por sufragio universal. Luis XVI adquirió, en el nuevo contexto político, la condición de “Traidor a la nación”. Todo hacia inminente su condena y, en efecto, acusado de conspirar contra la libertad y la seguridad de la patria, fue condenado a muerte por 380 votos contra 310 y guillotinado el 21 de enero de 1793.



El triunfo jacobino y el Terror: prácticamente toda Europa estaba en guerra con la Francia revolucionaria, ante el temor de que tales ideas se extendieran al resto del continente; los girondinos en junio de 1793 fueron derrotados por los jacobinos -más radicales aún-. Robespierre impulso la promulgación de la constitución del año 1994 y su política incluyó la movilización militar de toda la población y una economía dirigida. Pero, las tensiones internas y las medidas que aplicaron, así como las persecuciones, la fijación de precios y salarios insostenibles, provocaron su caída y posterior ejecución. 

La vuelta al orden burgués: el nuevo poder condujo la Revolución hacia posiciones más moderadas. Fue suprimido el Terror y fueron puestos en libertad los prisioneros, se promulgo una nueva constitución la del año III (1797). Se establecieron dos consejos legislativos, y se estableció una separación estricta de poderes ejecutivos, legislativo y judicial.




 El asedio exterior contra la revolución: Paralelamente al proceso revolucionario comenzado en 1789, se desarrolló la guerra exterior. En abril de 1792, las monarquías europeas ya estaban preparadas para intervenir, pero fue Francia, la que declaro la guerra. Luis XVI aprobó la declaración confiando en que la guerra precipitaría el fracaso de la Revolución. En agosto de aquel mismo año, las tropas de Austria y Prusia ya habían penetrado en Francia y ocuparon Verdún, pero, en septiembre, el general Dumouriezobtuvo en Vlmy la primera gran victoria francesa y obligo al enemigo a retroceder hasta Bruselas. En noviembre, la Convención nacional declaro la guerra a Gran Bretaña; el primer ministro británico, Willian Pitt (1759-1806) concertaba la alianza militar con Austria, Prusia las Provincias Unidas de los Países Bajos, Rusia y España.



En Francia eran los tiempos de Robespierre, el ejército se reorganiza y se fortaleció, unido ante el peligro exterior. En septiembre de 1793, Carnot derroto a los británicos en Hondschode; en octubre venció a los austriacos en Wattignies; y en diciembre expulso a los británicos de Tolón y ahuyentó a los enemigos continentales hacia el este. Después de la anexión de Bélgica y de la ocupación de los Países Bajos austriacos, Francia obligo a la coalición monárquica a firmare la paz de Basilea (1795). España y Prusia se desentendieron del conflicto. 
Napoleón Bonaparte

Paralelamente, empezaba a sanar el nombre de un nuevo militar en los ambientes parisienes: Napoleón Bonaparte. Su activo papel junto al Directorio le valió el mando del ejército en Italia (1796) El paso siguiente fue la firma de la paz de Campo Formio, también en 1797, que implicaba el reparto de Bélgica e Italia entre Francia y Austria. Napoleón Bonaparte se trasladó a Oriente (1798); combatió contra los británicos en San Juan de Acre y llegó hasta Egipto; allí ganaría la batalla de las pirámides pero la superioridad de la armada británica le obligó a volver a Francia después de la derrota naval a Abukir (1799) Dió el golpe de estado del 09 de noviembre de 1799. De este modo acababa la etapa de la Revolución francesa y se iniciaba para Francia una nueva época política, que recibió nombre de Consulado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Formatos para Diplomas en Word

Los Diplomas son documento expedidos por una institucion o autoridad publica, que en su mayoría reconocen los logros, metas u objetivos alc...