miércoles, 5 de abril de 2017

SUELO Y CLASES DE SUELO EN HONDURAS




IMPORTANCIA

Uno de los principales recursos que nos brinda la naturaleza es el suelo, ya que en él crecen y se desarrollan las plantas que sirven de alimento tanto al hombre como a los animales; además, el suelo es la base donde se estableen los asentamientos humanos, así como la industria.



FORMACIÓN

La formación de los suelos depende de un largo y complejo proceso de descomposición de las rocas, que se mezclan con diferentes materiales de origen orgánico (residuos de animales y vegetales) e inorgánicos (como el agua). En este proceso intervienen factores físicos, químicos y biológicos; y de la interacción de estos, surgen las diferentes capas que conforman el suelo. Obviamente las más profundas son las más antiguas, y las más superficiales son más recientes.



Los seres vivos intervienen en la destrucción de la roca madre y junto con los agentes climáticos, contribuyen a la mezcla de sustancias del suelo. Los desechos animales y vegetales, así como lo propios cuerpos de éstos, al morir; son las únicas fuentes de materia orgánica del suelo, la cual proporciona a éste algunos de sus componentes esenciales para hacer posible el crecimiento de fauna y flora.

Toda la materia orgánica incorporada al suelo, almacena una buena parte de la energía que ha sido obtenida del sol por medio de la fotosíntesis que realizan las plantas. Es decir, que los seres vivos contribuyen a la formación del suelo aportando no solo materiales, sino también energía.




Factores que determinan su composición: La presencia de distintos tipos de minerales, las variaciones climáticas, la altura sobre el nivel del mar, la latitud geográfica y otros factores, determinan una gran variedad de suelos, la cual se manifiesta en sus características físicas y químicas. Con base en lo anterior surge lo que se llama “vocación del suelo”; es decir que no todos los suelos son aptos para un mismo fin: algunos son adecuados para ubicar asentamientos, otros para la explotación minera, y otros para la agricultura. Incluso dentro de estos últimos, algunos son más eficientes para unos productos, mientras que para otros no, lo cual está determinado por las necesidades propias de cada cultivo, y por la composición de cada suelo.

Factores que modifican el suelo: Sin lugar a dudas que el agente que más impacto ejerce sobre los suelos es el hombre; son sus diferentes actividades (tala, agricultura, construcciones, etc) Pero también existen otros elementos naturales que lo modifican: las corrientes de aire, la fauna, las corrientes de agua, la actividad volcánica, la actividad sísmica (los deslaves) .



CONSERVACIÓN DEL SUELO

Para evitar la degradación de los suelos es necesario:

Ø  Destinar los suelos para usos adecuados a las características del mismo (según su vocación).

Ø  Fertilizar, para sustituir, los nutrientes que van siendo extraídos por las plantas o arrastrados por las aguas.

Ø  Evitar las talas y los desmontes desmedidos, así como las quemas, fundamentalmente en las laderas.

Ø  Preparar los surcos, en las zonas de alta pendiente, en forma perpendicular a estas, de manera que el agua, al correr, no arrastre el suelo, llevándoles sus nutrientes.

Ø  Proporcionar la cobertura vegetal necesaria para evitar la erosión.

Ø  Evitar la contaminación que provoca el uso indiscriminado de productos químicos en la agricultura.


CLASES DE SUELO

El color es uno de los criterios más simples para calificas las variedades de suelo. La regla general, aunque con excepciones, es que los suelos oscuros son más fértiles que los claros. La oscuridad suele ser resultado de la presencia de grandes cantidades de humus. La textura general de un suelo depende de las proporciones de partículas de distintos tamaños que lo constituyen. Las partículas del suelo se clasifican como arena, limo, y arcilla. En general, las partículas de arena pueden serse con facilidad y son rugosas al tacto. Las partículas de arcilla son invisibles si no se utilizan instrumentos y forman una masa viscosa cuando se mojan.



Algunos tipos de suelo son: la arcilla arenosa, la arcilla limosa, el limo arcilloso, arenosa, el fango arcilloso, el fango, el limo arenoso y la arena limos. La textura de un suelo afecta en gran medida a su productividad. Los suelos con un porcentaje elevado de arena son incapaces de almacenas agua suficiuente como para permitir el buen crecimiento de las plantas. Los suelos que contienen una proporción mayor de partículas pequeñas, por ejemplo, las arcillas y los limos, son depósitos excelentes de agua y encierran minerales que pueden ser aprovechados con facilidad. En tanto que los suelos muy arcillosos tienden a contener un exceso de agua y una textura viscosa que los hace resistentes al cultivo e impide, una aireación suficiente para el crecimiento normal de las plantas.




CARACTERÍSTICAS DEL SUELO EN HONDURAS

Los suelos en Honduras de acuerdo a su régimen de humedad se clasifican en: Húmedos, el 46% del territorio; secos, el 43%. Pantanosos el 9.2% y un poco menos de un 2% corresponde a rocas carentes de suelo.



En cuanto a fertilidad, también es variable, pero en general el 42.3% del territorio tiene suelos de baja fertilidad y el resto alta fertilidad.

La degradación del suelo se ha acelerado en los últimos años por la tendencia a cultivar en laderas de gran pendiente, en las que existen suelos inapropiados: el uso indiscriminado de agroquímicos, la construcción de vías con diseños inadecuados y la alta tasa de deforestación.

La deforestación ha alterado el régimen hidrológico del país, provocando grandes inundaciones, sequias y altos niveles de erosión; al mismo tiempo, los cultivos en terrenos con pendientes superiores al 30% sin ningún tipo de obras de conservación de suelos, provocan una fuerte erosión hídrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Formatos para Diplomas en Word

Los Diplomas son documento expedidos por una institucion o autoridad publica, que en su mayoría reconocen los logros, metas u objetivos alc...